¿QUÉ HACER EN CASO DE SINIESTRO?

Un siniestro es un hecho imprevisto que ocasiona daños concretos que pueden estar garantizados por un seguro bajo unas determinadas condiciones y hasta una determinada cuantía.

Obligaciones del asegurado en caso de siniestro:

  1. Disminuir el resultado. El asegurado debe intentar reducir sus consecuencias, adoptando las medidas que considere más adecuadas.
  2. Notificar, comunicar, el siniestro al asegurador (a través de Confide) en el plazo máximo de 7 días desde haberlo conocido.
  3. Facilitar a la aseguradora cuanta información adicional y documentación solicite, en especial la relativa a la valoración del siniestro.
  4. Comunicar a los perjudicados la existencia de la póliza para facilitar su reclamación.

Obligaciones  del asegurado en caso de recibir una reclamación:

  1. No admitir responsabilidad.
  2. No negociar, transar. No hacer ni comprometerse a hacer ningún pago.
  3. No revelar que ha notificado o que tiene la intención de comunicar el siniestro a la aseguradora.
  4. No realizar ninguna acción que pueda perjudicar la posición del asegurador o su capacidad para investigar la reclamación o las circunstancias que la rodean.
  5. Si tiene alguna duda póngase en contacto con su interlocutor de Confide el cual le ayudará a determinar la actuación adecuada.

Obligaciones de la aseguradora

  1. El pago de la indemnización en función de la tasación de los daños y las condiciones contractuales de la póliza.
  2. Comunicar, en su caso, motivadamente y por escrito, el rehúse del siniestro.

FASES EN LA TRAMITACIÓN DE UN SINIESTRO

1.- Apertura del expediente. Recepción de la comunicación de siniestro en la cual se aporta información sobre causas, circunstancias y consecuencias.

2.- Valoración inicial del siniestro.

3.- Revisión de aspectos más importantes para confirmar si se ha de continuar la gestión del siniestro o se ha de dar por cerrado. La compañía puede posicionarse de las siguientes formas:

  • El siniestro no es objeto de cobertura. Se comunica el rehúse.
  • Hay cobertura. Se procede a la indemnización.
  • Si hay dudas se prosigue la tramitación del siniestro. 

4 Intervención, en su caso, de perito encargado de analizar las circunstancias y causas del siniestro así como de valorar los daños sufridos.

5 Resolución de la tramitación. Tras analizar las circunstancias, valorar los daños y estimar la indemnización, el asegurador puede adoptar las siguientes decisiones.

  • Liquidar la indemnización.
  • Pagar la indemnización y anular el contrato de seguro a su vencimiento en determinadas circunstancias.
  • Oponerse a liquidar el siniestro, de forma motivada, en caso de falta de cobertura